No Son Fobias, es Discriminación

Hoy hace 27 años la Organización Mundial de la Salud retiró de su catálogo de enfermedades mentales la homosexualidad, es decir dejó de afirmar que era un problema de salud mental. Desde entonces, cada 17 de mayo se conmemora el Día Internacional de Lucha Contra la Homofobia con la finalidad de visibilizar las diversas violencias por prejuicio que lesbianas, bisexuales y homosexuales enfrentamos día con día. Es en ese sentido, es importante cuestionarnos si la violencia que se relaciona con la orientación sexual es una fobia.
Resulta paradójico que, como consecuencia de la despatologización de la orientación sexual, la violencia por prejuicio que se asocia a ella sea percibida como una patología, “un miedo irracional”. Suponer que se trata de fobias y no de violencia es pretender justificarla, excusarla o minimizarla; es encubrir las condiciones sociales
que históricamente han negado la no heterosexualidad, es evadir la responsabilidad y limitar el avance para la inclusión real.
Es por ello que hemos decidido lanzar la campaña “No son fobias, es discriminación”. Para reconocer, denunciar y eliminar la discriminación y violencia que vivimos todos los días.